viernes, 4 de enero de 2019

El conde "Spoonfullerhoffen" ya no puede esconder que su feudo está siendo sacudido por demasiados agentes maléficos.

La actividad de la banda del ogro "Janophrontus" era una cuestión tolerable.

La amenaza desde los pantanos de la tribu de "goblin" estaba mantenida a raya, ya que esas pequeñas alimañas nunca se aventuraban demasiado lejos de su campamento en la espesura de su boscosa marisma.

La actividad "skaven" era muy reducida y sólo los mineros de las cercanas explotaciones enanas eran molestados.

Además, las tribus de "goblin" y los "skaven" estaban en guerra con lo que su amenaza para el imperio no era mu peligrosa.

Unos "fimires" errantes irrumpieron en la zona enzarzándose en las guerras entre "goblin" y  "skaven", pero igual que aparecieron, se marcharon sin dejar rastro.

Pero la llegada de un siniestro enano de normbre "Haegor" y conocido como "el renegado" lo ha cambiado todo. Haegor es un peligro en ciernes que últimamente se ha revelado como una auténtica pesadilla.
Los contúinuos ataques a granjas y poblados cilminaron con el corte de las comunicaciones imperiales al situar unos cañones en un paso de las montañas exigiendo un peaje.
Tras el lance de los "cañones de Nalgarone", el conde no ha hecho sino recibir quejas de más y más ataques en los contornos por parte de enanos del caos.

Haegor está derrotado y la quedan pocas fuerzas. Pero es un maestro de las artes de la guerrilla y él y sus mercenarios ballesteros están devastando la región.
Los elfos están más que hartos, pues dependen del comercio con el imperio y los mineros enanos (muy a su pesar).

El gremio de comerciantes, apremiado por los jefes elfos y enanos, ha enviado un mensaje a Nuln explicando la situación y quejándose de la escasa seguridad que ofrece el conde "Spoonfullerhoffen".

Las autoridades imperiales han enviado tropas desde Nuln y un decreto por el que se ordena al conde apresar al enano Haegor. El tono del decreto no es muy agradable y sugiere que si no se pacifica la zona rápidamente, el conde podría ser llamado a responder en Nuln ante las autoridades imperiales, que tomarían el control de la zona.

"Spoonfullerhoffen" ha preparado una expedición con las tropas imperiales enviadas y un contingente de elfos aliados. La captura de Haegor no debería ser difícil, ya que su banda ya fue derrotada en el lance de los "cañones de Nalgarone" y debe estar constituida sólo por unos pocos fugitivos.


Y allá va la columna imperial a la caza del rebelde:


 Pero "Haegor" es escurridizo y taimado. Ha contactado con todos los malehechores de la región. Con "Janophrontus" y su banda de asesinos, con los "goblin" renegados que huyen del pantano ante la falta de liderazgo y el fracaso del brujo "Pitiful". Ha convencido también a lo que queda de la banda de "Skaven" de  "Skeege" para que le respalden. Y ha formado una coalición de los restos de todas las bandas medio desehechas de la zona.

Ha formado un pequeño ejército y se ha plantado en el camino que seguirá el conde para tenderle una trampa. Con los "Goblin" formará una línea de batalla para atraer al imperio a la emboscada. Y de los flancos atacarán los "Skaven" que se han escondido y "Janophrontus" con sus renegados asesinos ocultos en las montañas.

Es más, "Janophrontus" ha convencido a un gigante de las montañas para acudir a la batalla ofreciéndole una buena ración de aguardiente. El gigante, ebrio, se ha dirigido a la batalla con la promesa de más recompensas...

La columna se topa con el ejército desplegado de "Haegor" sin saber que desde los flancos están siendo rodeados.


"Haegor" corta el paso:


"Janophrontus", sus asesinos y el gigante descienden de las montañas:


 Los "skaven" cierran la emboscada:


Es una trampa y los imperiales están rodeados. LOs elfos permanecen en el bosque ocultos y listos para ayudar:


¡Los caballeros del imperio cargan al frente contra los enanos!

Los caóticos no podrán soportar la envestida y huirán del campo perseguidos por los caballeros.
"Haegor", una vez más, logrará escabullirse y huirá dejando en la estacada a todo su ejército...


El gigante está borracho. No se le han pasado los efectos del alcohol y sigue bebiendo, por lo que vaga por el campo dando tumbos sin sentido...


El imperio ya se ha desplegado para enfrentar la amenaza por los flancos:


Los hombres de armas están conteniendo a los "Skaven"...



Pero.... ¡Oh no! ¡El gigante ha topado con los imperiales y  los ha atacado en un pequeño destello de lucidez!


"Janophrontus" cae bajo las lanzas imperiales. Un malhechor menos....


El gigante sigue su errante camino entre eructos de malsano brebaje etílico...


Da un traspiés y cae al suelo dando una cabezadita un instante antes de abandonar el campo beodo perdido....

Finalmente las tropas imperiales se imponen destruyendo al ejército de "Haegor"


 Ha sido una escabechina. No ha habido prisioneros y ha caido todo el ejército de "Haegor".

Pero anochece y no hay rastro del malvado enano.

El gigante, probablemente vuelva a las montañas a esconderse. pero ¿Qué ha sido del maldito enano?
Pasarán las semanas y no se volverá a oir hablar del enano. Nadie ha encontrado su cadáver. Pero tampoco ha habido noticia de saqueos o ataques en los contornos.

¿Ha sido este el final de "Haegor"?

No lo sabemos. Pero de momento, el conde ha enviado una carta a Nuln asegurando que la situación está controlada. Las tropas imperiales quedarán todavía hasta que pueda asegurarse que no hay peligro.

El invierno está cerca. Los pasos de las montañas se cerrarán. Las criaturas malvadas y las alimañas se refugiarán en sus escondrijos alimentando el fuego para calentarse y sus sueños de gloria y depravación. Sin duda "Haegor" hará eso... esconderse y alimentar el fuego y su maldita ambición con otros planes y traiciones.


3 comentarios:

  1. Haegor es taimado y ladino pero parece que ninguno de sus planes acaba bien. Malas noticias para el imperio que no pudiera ser apresado. Seguro que tendremos noticias suyas en breve.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, Je,... Así será, sobre todo con más miniaturas de enanos del caos que pintar y sacar a la mesa.

      Eliminar
  2. Fue una partida cachondisima. Especialmente por el Gigante y el coma etílico que llevaba, y esos Enanos del Caos que resistian toda caballería que les llegaba!!

    ResponderEliminar