martes, 18 de septiembre de 2018

Batalla en el viejo molino. (O la Anábasis de Janophrontus)

Las cosas han estado un poco revueltas en las tierras de Reikland. Recientes disturbios relacionados con bandas de cultistas del caos y hombres bestia en los alrededores de Grissenwald han obligado a enviar fuertes contingentes de tropas y batallones armados a restablecer el orden.
El número de guarniciones se ha reforzado.
Al tiempo se ha acometido una purga de todos los subterráneos conocidos incluso contratando a un selecto grupo de guerreros de túneles enanos.

Skeege, es un hechicero skaven al mando de un grupúsculo de cultistas que ha resultado aislado en esta reciente campaña subterránea. Fruto de las demoliciones y sellado de túneles que los enanos han acometido, Skeege y sus acólitos han quedado aislados en una pequeña sección de túneles sin poder conectar con los complejos de skaven que formaban la gran logia oculta bajo los alrededores de Nuln.

Peor aún, Skeege ha visto que sus actividades habituales han sido impedidas, ya que toda el área está fuertemente vigilada por soldados imperiales. Las ciudades y pueblos están en alerta y muy armadas y se encuentra aislado y al mando de apenas medio centenar de ratas.

Para sobrevivir han tenido que salir a los bosques y atacar pequeñas granjas y asentamientos. En una de estas incursiones han topado con una tribu de goblins forestales excepcionalmente cobardes.

No ha sido difícil asustar a estos goblins y exigirles un tributo periódico para garantizar su seguridad. Cada 4 lunas, los goblin deben entregarles un cargamento de víveres y oro. Esta extorsión ha sido el sustento de Skeege y su clan. Y las exigencias han ido en aumento.

Pero los goblin se han hartado. Y aunque cobardes, han deliverado y contactado con un Ogro célebre en los contornos. Janophrontus es un Ogro que se dedica al pillaje y el robo con la ayuda de una banda de todo tipo de renegados. La mayoría medio orcos, hombres bestia y asesinos sin escrúpulos. Los goblin han prometido a Janophrontus y su banda un buen botín a costa de los skaven si les ayudan a matarlos.

Esta luna, cuando los skaven vengan a por el tributo al viejo molino, lugar de entrega, se llevarán una sorpresa.

Cae la tarde y asoma la luna. Los skaven salen de sus madrigueras y forman en batallones para esperar el tributo. Pero todo está demasiado tranquilo en torno al viejo molino.


Una avanzadilla de Snotling acecha en las ruinas de un cobertizo observando a los Skaven que se mueven cautelosos investigando por qué los goblin no están esperando con el tributo:



Parece que los Goblin están plantando cara. Habrá que darles un buen escarmiento para que no olviden sus obligaciones:


Skeege da la orden de ataque:


Janophrontus ha acudido a la llamada de los Goblin con un regimiento de orcos de su banda:


La tribu de goblin se mantiene retrasada confiando en que los mercenarios logren ahuyentar a las ratas. Janophrontus goza de una gran reputación en la zona.


Las ratas cruzan el puente. El batallón dirigido por el chamán de la tribu forma en columna mientras el hechicero realiza sus rituales de fortalecimiento, listo para la batalla.
A su flanco, dos enormes ratas ogro son conducidas cruzando el arroyo para tomar las ruinas y asegurar el cruce del puente:


Las ratas ahuyan intentando atemorizar a los Snotlings. Estos, envalentonados por la presencia cercana de los mercenarios y su parapeto en las ruinas, aguantan el ataque y lanzan ananadas de flechas envenenadas a las ratas. Pero el nervio de estas asustadizas criaturas no puede durar mucho frente a los colosos roedores...


Janophrontus carga contra las ratas que emergen del puente...


En un flanco un batallón de esclavos skaven ataca por el bosquecillo y los snotling no soportan el ataque huyendo despavoridos...


Janophrontus reparte mandobles y destroza a los skaven que dan la vuelta y huyen. La masacre en la persecución es tremenda y las ratas son casi aniquiladas aunque logran tomar ventaja...


Auneu Janophrontus está rompiendo la línea skaven, por todos los flancos las hordas de ratas se están desbordando haciendo huir a los cobardes verdosos...


Los snotling huyen finalmente de las ruinas y toda la tribu de goblin cae presa del pánico al ver surgir de las ruinas a las ratas ogro en persecución...


En todas partes se oyen los gritos de goblin huyendo y cunde el pánico de forma generalizada....



Janophrontus ha cruzado el puente y roto la línea. Pero se encuentra aislado, con todos los goblin que le contrataron en huida del campo. La situación es comprometido. Está solo y rodeado al otro lado del rio...

Janophrontus manda un mensajero en un alto de la batalla al batallón de skaven esclavos. Ofrece retirarse sin causar más daño si le dejan pasar. Pero los skaven están muy crecidos viendo lo fácil que ha sido derrotar a los goblin. Solo ofrecen muerte...


SI muerte es lo que quieren, muerte tendrán. Janophrontus carga contra los skaven y los destroza.


La batalla no ha sido lo que esperaba nadie.

  • Los skaven no han tenido su tributo y han recibido un buen varapalo por parte del ogro y sus secuaces. 
  • Los goblin no han podido quebrantar a sus extorsionadores.
  • Janophrontus no ha podido cobrar su botín y a punto ha estado de ser aniquilado.

La única fortuna es que no ha habido bajas entre los jefes y los tres bandos pueden lamer sus heridas y preparar su siguiente paso.

¿Se conformará Janophrontus sin su botín? ¿De qué tesoro hablaban los goblin?
¿Qué harán los skaven ahora? Al fin y al cabo los goblin han sido derrotados. Si no hubiera sido por ese Ogro...
¿Qué hacer ahora los goblin? Esas ratas estarán furiosas... ¿Y Janophrontus...? ¿Habrá muerto?

Muchas preguntas, pero la única certeza son las heridas y la vergüenza del orgullo propio dañado.

La batalla del molino puede apuntarse como una victoria total de los skaven. Pero se han quedado sin tributo y han sufrido demasiadas bajas. Janophrontus sabe que son débiles y es un peligro. Hay que recuperar el prestigio.

No todo está contado en esta historia...

miércoles, 12 de septiembre de 2018

Enanos del Caos

Nueva figura para la incipiente unidad de enanos del caos. Finalmente creo que voy a variar el esquema de pintura de todos los enanos. Este lo he pintado de naranja. No en rojo como los anteriores. Y en los próximos seguiré esquemas de color diferentes. Pierdo en uniformidad pero es más divertido de pintar y no queda tan rígido como tener un grupo de enanos todos pintados igual y pertenecientes a la misma unidad. Ahora quedan más variados para usarlos en la unidad que quiera.



lunes, 10 de septiembre de 2018

Enanos del Caos.

Para el inicio de curso nada mejor que un proyecto nuevo. Los cartagineses están ya muy encaminados con dos grandes unidades de infantería libia y los elefantes. Con alguna figura más y apoyo del ya muy nutrido ejército íbero van listos.

Del cajón de figuras fantásticas se puede sacar de todo. Y para las huestes del caos, una selección de enanos puede ser muy entretenida de pintar.

Así que voy a empezar un contingente de enanos del caos. Completaré pequeñas unidades de ballesteros, armas de apoyo, morteros, etc. Y una gran unidad de guerreros enanos.

La idea es ir completando unidades. Con sus estandartes, campeones  y pensar en su trasfondo. ¿Quienes son estos enanos? ¿De dónde vienen? ¿A dónde van?
Espero que el proyecto me motive y lo pase bien por una temporada centrándome un poco con estos enanos.

Y aquí los primeros enanos. Dos ballesteros del caos. No tengo muy claro si los pintaré todos con un uniforme color rojo, si haré variaciones o directamente cada enano de su color. La uniformidad queda bonita en la mesa pero es un poco aburrida de pintar. Y luego resulta más práctico pintar las figuras sin una uniformidad con lo que resulta más fácil usarlas en diferentes unidades o ejércitos. Ya veremos.

Las ballestas son de Gripping Beast. Las de plástico de Citadel siempre me han parecido muy grandotas.